jueves, 22 de marzo de 2012

El por qué de porque escribo

"Escribo por el solo placer de escribir, para mí solo, sin ninguna finalidad de dinero o publicidad. En mi pobre vida, tan vulgar & tranquila, las frases son aventuras & no recojo otras flores que las metáforas."

Gustave Flaubert

sábado, 3 de marzo de 2012

El error

Comencé a caminar con la mente en blanco para volver a casa aunque claramente no era mi intención esa noche. Como era de esperarse, termine haciendo escala en donde, desde hace meses, paraba. Mi perversa mente empezó a fraguar un plan siniestro en mi contra en cuanto vio la familiar escena. Ahí estaba él, tan frio e indiferente como siempre… Ignorándome.

Como buena actriz, no podía darme el lujo de permitir que la compasión de los demás me alcanzara, por eso mismo con mi mejor sonrisa jugueteaba con ellos para no levantar sospechas de que aquello estaba desgarrándome lentamente. Fue entonces que uno de ellos le dio el pie perfecto a mi maquiavélica cabeza. Sabía perfectamente la ruta que emprenderían ambos, entre ellos mi gélido Romeo, & casualmente su recorrido se acoplaba magníficamente a la mía.

Avance en silencio con ellos por unos metros hasta que vi que Romeo huía en dirección contraria a la que siempre utilizaba, eso me desanimo. Ahora estaba a solas con su amigo.

No había captado las oscuras intenciones en la invitación a la que acepte dubitativa. Proseguimos nuestra ruta pero nada de lo que había imaginado estaba pasando, ni iba a pasar. Las conversaciones fueron aleatorias pero siempre rondando el tema de las relaciones. Me parecía sospechoso que preguntara tanto sobre que pasaba con mi distante Romeo en la actualidad, pero no le preste atención a las alertas que mi intuición daba & respondía ingenuamente. El alcohol empezó a aparecer en escena & en cuanto este apareció mi razón fue desvaneciéndose. Pronto ambos nos encontraríamos bastante mareados, diciendo boberías pero con la suficiente coherencia. No paso mucho para que él se abalanzara sobre mi cual predador sobre su presa, tonta & débilmente caí en la trampa. Pronto nos estábamos escapando de aquel lugar con tanta gente, dos amantes sufridos & rendidos ante el retorcido juego de los licores.

Al llegar a su casa, nos sorprendieron las que menos esperábamos que estuvieran. Ahí estaban viéndonos con ojos prejuiciosos pero que no se equivocaban, sus inquisidores pensamiento azotaron pronto mi juicio & me sentí un poco inhibida pero eso no lo detuvo a él. Poco le importo su “amigo” pero tengo que admitir que yo contribuí a que eso pasara, argumentando que no éramos, ni fuimos nada & que además yo nunca le importe ni una pizca a mi insensible Montesco & que eso era poco probable que cambiara…


Así fue como lo que había planeado se desvirtuó totalmente & se convirtió en un error, un GRAN error & no supe identificarlo hasta después de que casi paso pero que no llego a concretarse…

domingo, 12 de febrero de 2012

Actos inesperados

Lo vi que estaba recostado en su cama, adolorido & me acerque para ver como se encontraba, casi había quedado inconsciente de lo cansado que estaba. Por unos minutos me quede viéndolo dormir, se veía tan adorable aunque en su rostro estaba reflejado el dolor.

Me di cuenta de que la música estaba alta, así que decidí bajarla un poco para que pudiera descansar mejor aunque se había quedado dormido mientras estaba de este mismo modo. Me senté en el borde de la cama para poder hacer eso más cómodamente & fue automática su reacción, se enrosco en mi & apoyo su cabeza en mis piernas. Todavía tenía el pelo húmedo por la ducha que se había dado hacia unos instantes.

-¿Te sigue doliendo la cabeza?- Le pregunte mientras acariciaba su cabello en lo que lo tenía en mi regazo.

- No.- dijo con apenas un hilo de voz mientras se aferraba a mi cuerpo con más fuerza, escondiendo su rostro de la luz. Nos quedamos en esa posición por un buen instante.

Era obvio en mi mente retorcida que eso era lo que estaba buscando & que todo fue una maniobra para poder lograrlo, incluso su dolor era algo propicio para que se pudiera dar de nuevo esta situación. De un momento para el otro, ya me encontraba acomodándome a su lado, rodeada por sus brazos & sintiendo su respiración & sus besos en mi nuca. Era inevitable no voltearme para poder encontrarme con su boca de frente & poder sentir su sabor en mi.

Sus besos eran como los de alguna vez, incluso los sentí cargados por algún otro sentimiento que no logre reconocer, pero los hacía dulces, mucho más de lo que recordaba… Nuestros cuerpos ardían, & se estremecían ante un mínimo contacto del otro. La música se había complotado a nuestro favor & había cambiado su cadencia, ahora era parte del ambiente lento, suave, cálido. Comenzamos a danzar al compás de nuestros latidos, frenéticos. Entonces, de pronto perdí el control del momento & todo se volvió muy vertiginoso & acelerado aunque concluyo casi de la misma manera que había comenzado, inesperadamente...


Había pasado alrededor de una hora de lo que casi pudo pasar, todavía seguía bajo el chorro de agua caliente de la ducha, reflexionando que era lo que estaba haciendo conmigo misma. ¿Cómo era posible que me encontrara mendigando esas migajas que alguien más había dejado & de la que yo misma me había apartado en algún momento? Enfermándome por algo que sabía que era, tal vez, una pérdida de tiempo & de cordura.

Cuando salí de la ducha, todo seguía casi igual de confuso o más, en mi mente. La claridad era como el espejo empañado del baño, la imagen que devolvía podía no ser la que se reflejaba o podría ser que sea la silueta difuminada de lo que estaba del otro lado. No entendía porque buscaba mi propia desgracia, sabiendo cómo iba a ser el final & cuando.

Cuando por fin me decidí, fui lenta & perezosamente hacia la habitación, rehuyendo de la gente del alrededor. Cuando llegue todo estaba a oscuras & durmiendo, inclusive él. De cierto modo, estaba dolida… no, mejor dicho ofendida por encontrarlo de esa manera & por lo que había pasado minutos antes.

No emití sonido alguno al terminar de arreglarme para dormir, & mientras lo hacia mi cerebro se encargaba de fulminarme haciéndome sentir peor de lo que ya estaba., haciéndome recordar esos momentos que vivimos & muchas cosas más que podrían ser hirientes. Me recosté en la cama pero no había forma de que me pudiera dormir & eso sin contar el cansancio físico que tenia encima, pero el sonido de aquella multitud festejando afuera, la luz que entraba por la ventana, mis pensamientos agolpándose & ese desesperante silencio, me agobiaban e impedían que pudiera sucumbir ante los encantos de Morfeo. Inquieta me levante varias veces & me movía con violencia sobre el colchón duro pero es que no podía estar más en ese lugar. No aguante las ganas & me escabullí en su cama cual ninfómana que necesitaba calmar sus ansias.

-¿Estás dormido? – le dije, a lo que él respondió rodeándome automáticamente en sus brazos. –Mira que si te incomodo vuelvo a mi cama…-

- No te vayas…- Me susurro suavemente al oído mientras me estrechaba con más fuerza hacia él. Fue inevitable que sonriera & me aferrara a sus brazos como si de ello dependiera mi vida.

Esa noche el insomnio desapareció.

sábado, 2 de julio de 2011

The Harlot's secret (?)

Bueno, ya se que tengo bastante abandonado al blog. Pero mis tiempos últimamente son complicados & no me dan ni las ganas, ni las fuerzas para poder escribir. Se que puede parecer todo súper elaborado pero la historia por mas que es real, lo escrito es totalmente espontaneo.
Entonces, se me ocurrió que podría subir fotos de mi nueva adquisición... este hermoso corsé.
Si les gusta bien & si no también, por que acá la dueña soy yo & yo pongo lo que se me cante :D


I'm shy and turn my head away


I'm still alone in the dead of night

Are you ready to walk the forbidden road?

So... see you later ^w^

miércoles, 15 de junio de 2011

Antes del final


Entonces se acerco a mí con su mejor cara de lo siento & dejó un dulce beso sobre mi mejilla. No pude evitar soltar una risita cuando lo hizo, intente disimularlo en vano. Mientras me recuperaba, comenzamos a vagar por aquella peatonal tan concurrida como si fuésemos espectros, en silencio entre sonrisas tímidas.

Hablamos de trivialidades que ya no recuerdo & cuando llegamos al final de la peatonal, sabiendo que ya no había más camino que andar, decidimos volver a aquel lugar de los silloncitos. Nunca tuve la suerte de cruzarme con conocidos cuando iba sola en busca de alguna diversión o t

an solo para despejar la mente, pero si ocurría esto cuando estaba entretenida con alguna persona en especial, como este caso. En el camino nos encontramos con una amiga mía que observo detenidamente al sujeto que estaba acompañándome e hizo esa sonrisa cómplice que yo tanto conocía. Cuando le contaba que él solo era un amigo, vi de reojo como él se sonreía nerviosamente & su cara se colmaba de un suave color rosado. Ella fingió no haber visto lo que yo & siguió su camino.
Nunca un trayecto me pareció tan largo & lleno de ridícula vergüenza como ese que llevábamos. En el momento en el que por fin pudimos sentarnos, saque de mi mochila un par de cosas que le había prometido o mejor dicho me había hecho prometer por mensaje de texto, quedo maravillado como cuando los niños ven algo brillante & de inmediato quedamos silencio, otra vez. Vimos pasar a un mesero, creo que ninguno de los dos queria ver a la cara del otro. Obviando la incómoda elipsis que surgió, le mostré un par de dibujos que tenia

guardados y volvimos a conversar de nimiedades pero para cuando me quise dar cuenta se había hecho la hora de regresar a casa.

Esta vez el colectivo vino con prisa & nuestra despedida fue precipitada & fugaz.
Vi como se alejaba con su paso lento & melancólico cuando ya estaba encima del vehículo. Esa salida, toda, el ambiente, sus actitudes y distintos factores de la noche, parecían develar un fatídico final para esta historia.

jueves, 7 de abril de 2011

Una espera insoportable



Fue demasiada locura romántica para una noche… No, para mí. Aunque eso no evitó que una fanfarrona sonrisa se dibujara en mi cara, incluso desde el momento en que me senté en el colectivo para volver a mi casa & recordar vagamente lo que había pasado.


No había terminado de acomodarme en mi casa cuando el celular sonó estridente sobre la mesa, donde lo había dejado al llegar. Yo estaba lejos como para alcanzar a silenciar aquel escándalo. Mi hermana me lo alcanzo, le pregunte de quien era el SMS & ella soltó su nombre. Un irracional nerviosismo recorrió todo mi cuerpo pero se maximizo en mis manos que se movieron inquietas para tomar el pequeño aparato. Me dejo anonadada. Sus palabras eran toscas & hasta se notaba que él también estuvo alterado al momento de escribir todo.


Él: -“Perdón que estuve tan callado & por las estupideces que dije, es que estaba nervioso…

Yo: -“¿Por qué estabas nervioso? No te iba a morder eh~!! Bueno tal vez si un poco, HAHAHA…

Él: -“No sé, hay algo en vos que me pone nervioso… No se las cosas que digo o hago. Perdón

Yo: -“No te hagas drama, yo sé muy bien que intimido a la gente. Es por eso nada más… te vas a acostumbrar después, no doy tanto miedo.

Él: -“No es miedo lo que tengo, es raro, no sé cómo explicarlo…"


Dos meses habían pasado desde ese último & tan confuso mensaje… dos meses. Después de ese día no volví a saber más nada de él. Ese fue nuestro último contacto.

El mismo día… dah, en realidad noche, que nos vimos a solas por primera vez.... & casualmente la última vez que hablamos. ¿Qué irónico no?


En todo ese tiempo no había encontrado la fuerza suficiente como para yo decirle que nos veamos, ganas no me faltaban pero si las agallas. No quería parecer pesada, además todas las veces que hablamos fue porque él me buscaba. Pero no aguante más, tomé coraje & le envié ese mensaje que había estado por enviarle una infinidad de veces. Ese día por fin nos íbamos a volver a ver.


Volvimos a quedar en el mismo lugar que la vez anterior, & como era de esperarse llegue unos minutos tardes pero él todavía no había llegado por suerte. Pasaron diez minutos más & no apareció. Nunca fui una chica muy paciente pero hice un esfuerzo extrahumano esa vez para esperarlo. Espere veinte minutos más & ni rastros de él. Cada dos segundos revisaba nerviosamente una & otra vez el celular para ver si no me había llegado un SMS de él, para ver si tenía señal… imaginándome que me podría estar llamando, pero nada... Entre la histeria & la desesperación, salí fuera de aquella galería para tomar aire pero, en realidad, la idea era rastrear por donde estaba. Mire para todas partes por donde podría venir, examinaba las caras de cada uno de los que pasaba por cerca & lejos mío pero no lo hallé, ya habían pasado más de cuarenta minutos & la desilusión se había apoderado de mí. Sabía que no iba a venir. Lo llame pero no atendía, entonces decidí dejarle un mensaje en el buzón de voz e irme. Ya estaba a una cuadra de la parada para tomarme el colectivo & volverme a casa cuando comenzó a sonar la melodía de llamada de mí móvil. Era él, me estaba preguntándome donde estaba pero él sabía para donde estaba yendo, se lo imaginaba supuse yo. La verdad era que estaba a unos cuantos pasos de mí, casi contados con los dedos de las manos...

…C o n t i n u a r á